Nuevo mundo admirable de colchones

Nuevas normas para los productos de espuma y muelles mueven el sector, elevan la calidad y acercan a Dow a sus socios.

Desde principios de 2014, los fabricantes e importadores de colchones y colchonetas de espuma flexible de poliuretano sólo pueden vender sus productos si cumplen con la orden Nº 79/2011 de Inmetro, que establece los requisitos técnicos para la fabricación de los colchones. A su vez, las tiendas tienen hasta el 07 de febrero 2015 para vaciar su inventario de artículos que no cuentan con las especificaciones determinadas - después de esta fecha se prohibirá su venta.

Para ajustarse a las nuevas normas, las empresas del sector tuvieron que, en los últimos años, adaptar sus productos a las especificaciones que son analizadas por Inmetro (NBR 13578 y NBR 13579):

  • Identificación (uso de etiqueta cosida con información sobre el nombre del fabricante, marca, tamaño del colchón, densidad nominal, soporte de carga de espuma, fecha de fabricación, composición de la tela del forro y período de garantía);
  • Dimensiones (largo, ancho y espesor);
  • Densidad (cantidad de materia prima utilizada para producir 1 m3 de espuma);
  • Fuerza de indentación (de carga) y el factor de la comodidad;
  • La deformación permanente en la compresión;
  • Resistencia mecánica (tensión de ruptura, alargamiento y resistencia al desgarro);
  • Fatiga dinámica (pérdida de espesor y pérdida de apoyo).

"El impacto del estándar de certificación de los colchones en el mercado fue grande puesto que los fabricantes tuvieron que adaptarse. Para algunos productores de colchones que ya tenían laboratorios de pruebas disponibles, ha sido más fácil implementar las especificaciones de Inmetro. Otros productores han encontrado más dificultad porque tuvieron que invertir en equipos de prueba y certificación", explica Rogério Baixo, Químico de Desarrollo de Dow.

Asociación y apoyo

Dow se posicionó de inmediato a favor de las nuevas normas y certificaciones, y se puso a disposición de sus clientes para ayudarlos a cumplirlas. Esto se debe a un mayor compromiso del mercado con la calidad de la espuma, lo que aumenta la percepción positiva de los consumidores con esta materia fundamental de los colchones.

"Recibimos muchas peticiones de ajuste del diseño y de análisis de espuma. Algunos socios usan nuestro laboratorio como apoyo, y ofrecemos soporte y orientación sobre cómo deberían proceder para obtener sus certificaciones", recuerda Rogério.

En otras palabras, este es un ejemplo de una relación en que todos, frente a un nuevo reto en el sector, ganan. De hecho, la interacción entre Dow y sus socios ha sido fundamental para una transición exitosa con las nuevas reglas del sector, puesto que con estas, Brasil se ha posicionado como uno de los mercados pioneros en este aspecto.

"El país impuso un nivel de demanda que pocas naciones adoptan. Estamos al nivel de los más altos en el mundo", dijo Antonio Gomes, Director de Iner (Instituto Nacional de Estudio del Reposo).

La organización, fundada en 1984 por los fabricantes de colchones y materias primas interesados en la formación de una institución, sin ánimo de lucro, de regulación y supervisión y de regulación y especificación, realiza pruebas en el Laboratorio de Pruebas Técnicas en Senai - Centro de Educación Profesional (Labten), en Curitiba (PR), considerado uno de los más modernos en análisis físico del país.

Iner también ha creado el Certificado de Calidad Pro-Espuma. "Nuestras especificaciones están por encima a las de la Asociación Brasileña de Normas Técnicas (ABNT), utilizadas por Inmetro. Lo importante es que el consumidor y la industria ganan con esta nueva realidad del segmento de colchones. Hubo una calificación de fabricantes y productos, lo que conduce a una demanda más grande de diferenciación y competitividad ", comentó Antonio Gomes.

El tiempo de los muelles

Después de los colchones de espuma, Inmetro ahora trabaja en la publicación de los requisitos técnicos para la certificación de productos con resortes. "Queremos definir los requisitos técnicos que se deben cumplir con el fin de fomentar la mejora del producto nacional, proporcionando un entorno de competencia leal, que permita a las empresas nacionales a competir en igualdad, tanto en el mercado brasileño como en el extranjero", comentó Alfredo Lobo, Director de Evaluación de Conformidad en Inmetro.

Al igual que en el caso del segmento de espumas, los fabricantes, importadores y distribuidores tendrán plazos para reglamentar su producción y ventas después de la publicación - sin fecha determinada – de la orden final.