Investigación de excelencia

El Laboratorio de Innovación Tecnológica de Poliuretanos en Jundiaí (Sao Paulo/Brazil) lleva a cabo investigaciones y pruebas para la innovación en distintos sectores de la industria

La investigación y el desarrollo son elementos claves de la innovación química en Dow, y una de las herramientas principales para esto, es el Laboratorio de Innovación Tecnológica de Poliuretanos en Jundiaí (SP), el laboratorio mejor equipado de Latinoamérica.

En un área de más de mil metros cuadrados - donde están ubicados los laboratorios de pruebas físicas y de caracterización de polímeros, una planta piloto, y otras instalaciones - se llevan a cabo muchas actividades, desde la investigación en pequeña escala hasta grandes pruebas que involucran equipos simulando aplicaciones, en la línea de producción de los socios y clientes.

"Nuestros contactos estratégicos se basan en la estructura. En el caso de Brasil, es parte de nuestro compromiso estar muy cerca de los mercados y sus agentes para que podamos crear aplicaciones innovadoras y sostenibles. De hecho, estamos siempre en busca de innovaciones para toda la cadena ", dijo Marcelo Fiszner, Director de Marketing y Tecnología para Poliuretanos en Latinoamérica.

Las investigaciones y las pruebas se aplican en los colchones, almohadas, muebles, calzados, cadena de frío y construcción, y en aplicaciones industriales, de automoción y en tecnologías de petróleo y combustible, entre otros segmentos. "Todavía tenemos cuatro máquinas de inyección de poliuretano para todo tipo de espumas y hacemos la gestión de pentanos y ayudamos en las operaciones de espuma flexible con bloques de hasta un metro cúbico," comentó Marcelo Fiszner.

Existen espacios similares en México, Argentina y Colombia. El sitio también está integrado con una amplia red de laboratorios de Dow en poliuretano, cuyas unidades principales están en los EE.UU. e Italia. En Brasil, el equipo está formado por siete ingenieros de servicio técnico y de desarrollo y seis técnicos de laboratorio.

Amplia infraestructura
Las instalaciones en Jundiaí ofrecen numerosas posibilidades para los estudios de los socios de Dow, como el análisis del perfil de la reactividad de sistemas de poliuretano; de formulaciones de elastómeros, espumas flexibles, espumas rígidas y termoestables híbridos que contienen poliuretanos y otros productos con propiedades químicas; de piezas moldeadas para la evaluación de la aplicación del material en filtros, adhesivos y calzados; de estabilidad dimensional y fotooxidativa; de determinación de los parámetros físico-químicos y térmicos de materiales de poliuretano; y de pruebas en espumas flexibles según el estándar obligatorio ABNT NBR 13579-1 llevadas a cabo en el nuevo Centro de Tecnología.

La realización de estos diferentes tipos de investigaciones es posible gracias a que las instalaciones, de las más tecnológicas e integradas en toda Latinoamérica, se dividen en distintas especialidades:

  • Laboratorio de Pruebas Físicas y Analíticas y el Laboratorio de Elastómeros: donde se lleva a cabo la personalización de soluciones y formulaciones de poliuretano a través de, por ejemplo, agitadores mecánicos para la mezcla de hasta 1 kg y moldes en miniatura con control de temperatura.
  • Laboratorio de Pruebas Físicas: está equipado con la última tecnología para realizar pruebas de la vida útil de los materiales y pruebas para determinar las propiedades físicas y estructurales de las más diversas aplicaciones de materiales en poliuretano - lo que permite el estudio de la tensión de ruptura y elongación, resistencia al desgarro e indentación por flexión (dureza) - y otras necesidades de las empresas del sector.
  • Sistemas de Inyección: las inyectoras de alta y baja presión, con control de temperatura variable, presión, flujo y ciclos de programación, permiten estudios de inyección que contengan espumas rígidas de ciclopentano para el aislamiento térmico, la evaluación de la utilización de nuevas materias primas y/o agentes de soplado alternativos (simulación de condiciones de proceso real) y la inyección de espumas flexibles de alta densidad o microcelulares (> 200 kg / m3), además de otras actividades.